¡Oferta! Jabón de Avena y Manzanilla Ver más grande

Jabón de Avena y Manzanilla

Nuevo

Las pequeñas partículas de avena dispersas en el jabón cumplen perfectamente la función de limpieza y exfoliación para manos y cuerpo.
Este jabón hidrata en profundida.

Más detalles

10 Artículos

S/. 8.00

Más información

BENEFICIOS

El aceite de manzanilla aporta excelentes propiedades calmantes, desinflamatorias, antipruriginosas y analgésicas.
La avena aporta propiedades calmantes, alivia la piel irritada y con picores.
Regula la hidratación de la piel, regenera y promueve la cicatrización de heridas.

EXFOLIANTE

Este jabón es un excelente exfoliante que elimina las células muertas y activa la circulación sanguínea en todo el cuerpo.
Las partículas de avena ayudan a exfoliar y a nutrir tu piel.

Si no exfoliamos la piel periódicamente, ésta se vuelve opaca y seca, más propensa a la inflamación y a la aparición de acné y espinillas.

PARA EFERMEDADES DE LA PIEL

Es especialmente efectivo para tratar el acné, arañas vasculares, comezón, heridas infectadas, alergias, rosácea, eczema, piel atópica y úlceras.

PARA LA ROSÁCEA

Es un jabón muy efectivo para tratar la rosácea, una enfermedad que provoca que tu piel adopte un tono rojizo y sufra de resequedad y comezón.

PARA LA PIEL GRASA

La manzanilla equilibra el pH del cutis y lo mantiene hidratado, esto evitará que los poros secreten sebo en exceso para compensar la resequedad.

PARA BEBÉS

Los mejores jabones para bebés son aquellos que no contienen esencias, colorantes ni otros químicos nocivos. El jabón de avena y manzanilla está diseñado para la piel de los bebés.

PARA LAS MANCHAS

Remueve las células muertas de la piel y estimula el crecimiento de nuevas células sanas, de esta forma, elimina las manchas superficiales que pueda presentar tu piel, especialmente aquellas provocadas por la exposición al sol o por brotes de acné.

CÓMO UTILIZARLO?

Por ser un jabón exfoliante y nutritivo, este jabón debe ser usado de la manera correcta, para que puedas beneficiarte completamente.

  1. Con movimientos circulares, aplicar el jabón en la zona humedecida deseada hasta que se forme espuma.
  2. Deja la espuma en todo el cuerpo durante 1 minuto.
  3. A continuación, retira la espuma con abundante agua tibia.
  4. Si deseas aprovechar al máximo la propiedad anticelulítica, masajea la zona deseada durante 10 minutos.
  5. A continuación, utiliza un guante exfoliante y continúa masajeando la zona para obtener un efecto más profundo.